En tu opinión, ¿cuál es el mejor aceite para freír? Hay varios parámetros a tener en cuenta, después de todo el concepto de "mejor" es difícil de determinar, pero en algunos aspectos hay ganadores claros. Hoy explicamos cuáles son los mejores aceites para freír, por qué y cómo elegirlos en función de algunos factores muy importantes, como el punto de humo.

 

 

 

El punto de humo del aceite

 

Es uno de los parámetros fundamentales y no mucha gente sabe lo que es. Como cualquier líquido, el aceite también tiene una temperatura a la que comienza a evaporarse, una temperatura que toma el nombre de punto de humo. Cuando se alcanza desde la superficie de la sartén o cazuela comienza a deshacerse del gas, una señal de que el aceite está comenzando a deteriorarse rápidamente. La alta temperatura puede dañar las moléculas que forman este líquido, incluso hasta el punto de producir sustancias dañinas para nuestro cuerpo.

Por esta razón, es muy importante utilizar aceites para freír que tengan un alto punto de humo, para facilitar el control de la cocción.

Veamos los puntos de humo de algunos aceites y grasas:

 

Aceite o grasa

Calidad

 Punto de humo

 Aceite de almendras    216ºC
 Aceite de maíz  Sin refinar  178ºC
 Aceite de maíz  Refinado  232ºC
 Grasa de cerdo    182ºC
 Aceite de oliva    170ºC
 Aceite de oliva  Orujo  238ºC
 Aceite de oliva alta calidad (baja acidez)  Extra virgen  210ºC
 Aceite de sésamo  Sin refinar  177ºC
 Aceite de sésamo  Semirefinado  232ºC
 Aceite de soja  Sin refinar  160ºC
 Aceite de soja  Semirefinado  177ºC
 Aceite de girasol  Sin refinar  107ºC
 Aceite de girasol  Semirefinado  232ºC
 Oleico alto aceite de girasol  Sin refinar  160ºC
 Oleico alto aceite de girasol  Refinado  232ºC
 Manteca vegetal    182ºC
 Aceite de cacahuete  Sin refinar  180ºC
     

 

El aceite de cocina y el punto de humo son, por lo tanto, dos elementos bien correlacionados, a los que debemos prestar la atención adecuada para obtener una cocción perfecta y, al mismo tiempo, saludable.

 

¿Cómo elegir el mejor aceite para freír?

 

No todos los aceites para freír son iguales porque tienen características diferentes y una composición química diferente. Los aceites se pueden dividir aproximadamente en:

Como ya hemos visto, freír es el proceso de preparación de alimentos que ejerce más presión sobre la estabilidad del aceite: si se calienta a altas temperaturas, puede sufrir una oxidación a partir de la cual se forman algunas sustancias nocivas. Una temperatura demasiado alta o un uso prolongado del mismo aceite pueden hacer que los efectos de estas reacciones sean más pronunciados. Por eso, el objetivo es elegir un aceite que sea lo más estable posible, especialmente si tiene que usarlo varias veces, como suele suceder con la freidora.


En este caso, tenga en cuenta que:

  • Los aceites ricos en ácidos poliinsaturados no son muy resistentes a las temperaturas y, por lo tanto, se degradan rápidamente. Para estos aceites es preferible la utilización en crudo.
  • Los mejores aceites para freír son aquellos que resisten la temperatura recomendada durante este tipo de cocción: 180° C.

 

Entre los mejores aceites para freír encontramos  

 

Aceite de oliva virgen extra

El aceite de oliva virgen extra podría considerarse como el mejor aceite para freír si se considera el contenido de ácidos monoinsaturados, pero solo si el aceite de oliva virgen extra en cuestión tiene una acidez baja. El aceite virgen extra de alta acidez, de hecho, se degrada rápidamente y no debe utilizarse para freír.

El aceite de oliva virgen extra con bajo contenido de ácido se puede usar fácilmente para este tipo de cocción. De hecho, el aceite de oliva virgen extra, para llamarse así, debe extraerse y procesarse a bajas temperaturas. Sería una pena arruinar todas las propiedades saludables y todas las sustancias beneficiosas contenidas en el aceite de oliva virgen extra, como los polifenoles extremadamente valiosos para nuestro organismo.

Por lo tanto, el consejo como especialistas en aceite vegetal, es utilizar el aceite de oliva virgen extra crudo y preferir otro tipo de aceite para freír más económico, menos pesado o que aporte menos sabor.


Aceite de orujo de oliva

Aceite que contiene exclusivamente aceites procedentes del tratamiento del producto obtenido tras la extracción del aceite de oliva y de aceites obtenidos directamente de aceitunas. Ideal para freír debido a su gran resistencia a las altas temperaturas debido a sus propiedades físico-quimicas, sin perder las beneficiosas cualidades de los aceites de oliva.

 

 

 

 

            sansa de oliva

 

Aceite de girasol alto oleico

La opción del que desea ofrecer lo mejor a sus clientes. Un aceite de una riqueza máxima garantizada del 80% en oleico, que evita la oxidación y el enranciamiento, ideal para fritos y productos horneados a altas temperaturas.

 

 

 

 

 

 

            alto oleico

Casalbert I+D+I

Desarrollado con la intención y la capacidad de convertirse en el aceite de referencia del sector de la fritura en España. Casalbert apuesta no solo por la calidad sino también por la salud ya que en su composición están ausentes las grasas saturadas y sí juegan un papel importante en su composición el Alto Oleico, el Omega3, el Omega9 y los Tocoferoles, asegurando así un alto contenido en el colesterol bueno HDL.

 

 

 

 

            casalbert i d i

Consejos para una fritura saludable

 

Freír es una técnica compleja que requiere considerable atención, entrenamiento y precauciones: el grado de cocción, el sabor y la ausencia de aceite residual en los alimentos son factores que dependen de las reglas de una buena preparación. La salubridad de los fritos, como hemos visto, depende en primer lugar del tipo de aceite, de su calidad y del estricto cumplimiento de ciertas reglas:

  • Preferiblemente use una freidora eléctrica. El termostato ajustable, del cual se suministran estos aparatos, permite un control preciso de la temperatura. Además, algunos modelos están equipados con una tapa especial que permite que el vapor del agua salga y limita el contacto del aceite en ebullición con el aire, lo que retrasa tanto la hidrólisis como la oxidación de los triglicéridos.
  • Si va a freír varias veces, evite apagar la freidora, baje la temperatura. 
  • No todos prefieren las freidoras eléctricas, así que hablemos de sartenes. Las más adecuadas para freír están hechas de hierro, ya que permiten un calentamiento más gradual del aceite. Una alternativa viable es la sartén de acero.
  • Después de introducir la comida, levante la llama durante unos segundos para permitir la recuperación de la temperatura y luego bájela nuevamente.
  • No fría demasiados alimentos a la vez porque la cantidad baja la temperatura, los alimentos deben cocinarse por más tiempo y, por lo tanto, absorben más grasa.
  • El aumento de la viscosidad, la producción de espuma, los cambios en el color y el olor, que tienden a volverse rancios, son signos de que el aceite ya no es adecuado para su uso.
  • Además del calor, los enemigos del aceite son el agua, el aire y la luz.
  • No es aconsejable agregar sal y especias que aceleren la alteración de los aceites y grasas: estos ingredientes deben agregarse después de freír y después de eliminar el exceso de grasa. Utilice la araña de metal para drenarlos de forma rápida y eficaz.

 

Eliminación

El aceite usado es un producto altamente contaminante que, debido a su densidad, más bajo que el agua, dificulta las operaciones de limpieza. Conferir el aceite a las instalaciones de eliminación adecuadas significa que se puede reciclar para uso industrial, por ejemplo, en la producción de biodiesel, lubricantes, surfactantes y jabones. Comprométase con el medioambiente y recicle el aceite de forma correcta.  

 

¿Cuáles son sus consejos para una fritura perfecta, sana y de fácil digestión? ¿Qué aceite prefiere para freír? ¡Cuéntenos su experiencia!

 

mejores aceites para freir