DOP e IGP son dos abreviaturas sinónimo de productos típicos de gran calidad para alimentos y bebidas. Pero, ¿qué significan exactamente estas siglas y cuál es la diferencia entre ellas? Son etiquetas distintivas de productos típicos reconocidos oficialmente, emitidas por la Unión Europea a propuesta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que además comprometen a los productores a someterse a controles constantes por parte de un organismo de certificación independiente.

 DOP IGP Aceites Albert

 

Por tanto, DOP e IGP son marcas protegidas por la legislación comunitaria en beneficio de los consumidores y contra la falsificación de alimentos, que en el caso del Made in Spain, cuesta 90 millones al año de pérdidas, según la Asociación Española de Denominaciones de Origen. DOP vs IGP: ¿cuáles son las peculiaridades de estos dos sellos de Calidad Diferenciada?

 

 

 

 ¿Qué significan las siglas DOP e IGP y cuáles son sus diferencias?

 

 DOP significa "Denominación de Origen Protegida", mientras que IGP "Indicación Geográfica Protegida". Estas son marcas de calidad reconocidas por la Unión Europea que se utilizan para identificar ciertos alimentos que reúnen características especiales y protegerlos de usurpaciones e intentos de falsificación. Ambos se utilizan para distinguir los productos alimenticios que mantienen un vínculo sólido con el territorio de origen.

La DOP se refiere a productos típicos cuyo proceso de producción debe estar totalmente desarrollado en un área geográfica bien definida. Para ser aún más exactos, el aceite de oliva con DOP se debe hacer con las aceitunas producidas y procesadas en el área de DOP reconocida. La importancia absoluta que adquiere el entorno geográfico de producción debe incluir tanto factores naturales como humanos (conocimiento y técnicas locales), con los que se obtiene un producto único e inimitable. En productos con la denominación IGP es suficiente que solo una fase del proceso de producción se realice en el área descrita en la especificación.

 

Descubre el mapa de los Aceites de Oliva Virgen españoles con DOP

 

Certificaciones 

 

Las denominaciones de productos agro-alimentarios con DOP e IGP se originaron en Europa en 1992. Estas certificaciones representan una protección para el consumidor: los productores protegen sus productos que se producen siguiendo una especificación, con materias primas extraídas en una zona delimitada y utilizando métodos tradicionales. Representa un "registro" en todos los aspectos, lo que conduce a la obtención de derechos sobre el producto. En España, entre los productos con la marca DOP e IGP, hay muchas categorías que incluyen vinos, quesos, carnes, pescados y aceites. Nuestro país cuenta con 344 figuras de calidad diferenciada, entre los productos DOP, IGP y ETG (certificación "menor") y se mantiene en tercer lugar en la Unión Europea, tras Italia y Francia.

 

Cómo se realizan las certificaciones DOP e IGP

 

La certificación es un proceso formal a través del cual un tercero reconocido certifica que un producto o una empresa se ajusta a una disciplina de producción predefinida y a estándares de calidad preestablecidos. La certificación de producción es voluntaria porque no está exigida por la ley, la elección es de cada productor en función de las necesidades comerciales. El propósito de la certificación es proporcionar al consumidor una garantía de seguridad por parte del fabricante.

 

¿Qué sucede después de la certificación de un producto?

 

Una vez que se ha obtenido el reconocimiento, el nombre está sujeto constantemente al control de conformidad del organismo de certificación con las normas de producción. El Consorcio de Protección supervisa la comercialización de productos protegidos por la Denominación de Origen Protegida.

 

Denominaciones geográficas y sus consiguientes ventajas

 

Los sellos DOP e IGP establecidos por el Reglamento CEE 2018/92, ahora reemplazado por el Reglamento CE 510/2006, son, por tanto, un medio que la UE ha puesto a disposición de las empresas agro-alimentarias para la protección y diferenciación de producciones "típicas", cuyas cualidades están estrictamente conectadas al territorio al que pertenecen.

Hay esencialmente cuatro ventajas para introducir este tipo de protección:

  1. El creciente interés de los consumidores por los productos típicos o tradicionales, considerados normalmente más genuinos y saludables en comparación con los productos de identidad desconocida.
  2. El uso de estos sellos por parte de las empresas como herramienta de diferenciación cualitativa para evitar la competencia en el mercado por los costes de producción.
  3. La "alta reputación" de la que disfrutan muchos productos típicos, permite protegerse de las imitaciones y al mismo tiempo proporciona a los consumidores información correcta y justa.
  4. El consiguiente desarrollo rural del territorio al que pertenece un producto agroalimentario, con el fin de mantener vivas sus culturas y tradiciones, garantizando también la visibilidad de áreas enteras que de lo contrario serían desconocidas para muchos.

 

Nuestro Aceite de Oliva Virgen Extra DOP Flor de Espadán

 

Elegir un DOP de Aceite de Oliva Virgen Extra de la Comunidad Valenciana significa tener muchas garantías sobre las características del aceite que estamos comprando. Cuando hablamos de un alimento que está hecho de un solo ingrediente, como el aceite de oliva, el territorio de origen es muy importante, ya que determina una gran parte de las características nutricionales y organolépticas del producto.

Cada variedad de aceituna, o cultivares, de hecho muestra sus propias características peculiares, entre las que el contenido de polifenoles es quizás el más importante y que determina en gran medida, la presencia y la intensidad de amargos y picantes, tan beneficiosos para la salud.

Nuestro Aceite de Oliva Virgen Extra con Denominación de Origen Protegida de la Comunidad Valenciana "Flor de Espadán", se produce a partir de aceitunas de la variedad Serrana de Espadán. El perfil sensorial es complejo e inmediatamente reconocible incluso por consumidores inexpertos. De suave sabor y sin rastros amargos, es un aceite de aroma elegante y amplio en nariz, con descriptores que recuerdan a un prado verde. En boca destaca por su suavidad, recordándonos el fruto del que procede en toda su plenitud, dejando en el retrogusto un ligerísimo y equilibrado tono picante. Sus atributos sensoriales son únicos y sus componentes están repletos de propiedades saludables.

 

AOVE serigrafia 01 01

 

 

¿Todavía tienes dudas sobre el significado de DOP e IGP? Os recomendamos usar y consultar el Localizador Geográfico del Ministerio para profundizar en las distintas calidades de los productos agro-alimentarios.