El AOVE, aliado indispensable en tiempos de COVID-19

El Corononavirus COVID-19 también se combate en la mesa. La prevención del contagio comienza con comportamientos responsables, incluso en nutrición ¿Cómo? Por ejemplo, con el consumo de alimentos funcionales como el aceite de oliva virgen extra, que contiene importantes propiedades nutracéuticas capaces de preservar nuestro organismo de enfermedades e infecciones.

 

 

 

En estos días de emergencia, nuestra principal preocupación es protegernos del Coronavirus. Quedarse en casa y evitar el contacto es sin duda la primera regla a seguir. Por lo demás, no podemos hacer mucho más que fortalecer nuestro sistema inmunológico, lo que nos ayuda a luchar contra los ataques de virus ¿Cómo? Por ejemplo cuidando nuestra dieta. Sí, porque lo que comemos afecta el funcionamiento de nuestro cuerpo y nuestra capacidad de defendernos.

Las personas capaces de producir una respuesta inmunitaria normal llamados inmunocompetentes, se infectan, pero permanecen sin síntomas o, en el peor de los casos, se enferman pero no de manera grave. Por tanto, para el virus Covid-19 de hoy y los virus de mañana, la única arma en nuestro poder es la inmunocompetencia. Esto se consigue con un estilo de vida saludable y con elecciones conscientes y correctas en la mesa.

Además de protegerte del virus desde el exterior, también puedes construir tus defensas desde el interior fortaleciendo tu sistema inmunológico. El sistema inmune es complejo y altamente sensible al mundo que nos rodea, por lo que no es sorprendente que muchos factores afecten su función. Lo importante es saber que la mayoría de estos factores no están codificados en nuestros genes, sino que están influenciados por el estilo de vida y el mundo que nos rodea.

 

Dieta Mediterránea para reforzar el sistema inmunológico

En este período de confinamiento, es importante prestar atención a dos cosas sobre todo: el primer aspecto es la seguridad higiénica de los alimentos y de las superficies de preparación y el segundo, una dieta correcta y saludable.

Debemos aprovechar las bondades de la Dieta Mediterránea, que la ciencia enriquece con datos que la respaldan como el mejor régimen alimentario, porque resume lo que el cuerpo necesita. De hecho, en la pirámide alimenticia no faltan cereales, carne, pescado, frutas y verduras.

Específicamente, ¿qué alimentos nos pueden ayudar? En esta temporada, las verduras y las hierbas amargas como la achicoria, el diente de león y las alcachofas son excelentes para el intestino y para el buen funcionamiento del hígado y los riñones. También debemos tomar una buena dosis de betacaroteno que ayuda a la función correcta del sistema inmunitario: el vegetal que lo contiene es fácilmente reconocible por el color amarillo-naranja y rojo como la calabaza, zanahorias, pimientos, remolacha, cebolla roja. Las semillas oleaginosas y las grasas buenas, como el aceite de oliva virgen extra, también ayudan a la absorción del betacaroteno.

 

aceite de oliva virgen extra covid 19

Exprime limones y naranjas frescas, cítricos en general, perejil y guindilla para condimentar los platos, tomates cherry y pimientos, para concentrar una buena dosis de vitamina C, que soporta varias funciones celulares del sistema inmune, mejorando la fagocitosis, el mecanismo de protección contra la agresión de microbios y patógenos. La deficiencia de esta, causa inmunidad deteriorada y una mayor susceptibilidad a las infecciones.

Y por último, pero no menos importante, consume nueces, avellanas y almendras, los frutos secos continúan enriqueciendo nuestros días y nuestro sistema inmunológico con vitamina E. Y no pueden faltar las proteínas, las legumbres: garbanzos, guisantes, judias, habas, lentejas, y altramuces. Es importante comer pescado porque es rico en omega-3, lo que reduce la inflamación en el tracto respiratorio.

 

El AOVE en la prevención del COVID-19

 

El aceite de oliva virgen extra, rico en vitamina E, que funciona principalmente como antioxidante que estabiliza las membranas celulares, puede protegernos contra este virus devastador, ademas de otro tipo de infecciones.

La oleouropeína, el hidroxitirosol y los extractos fenólicos derivados del aceite o las hojas de olivo tienen propiedades antivirales. Docenas de compuestos fenólicos han sido identificados en el AOVE, cada uno con sus propios beneficios únicos para la salud.

Propiedades antivirales y antibacterianas

El aceite de oliva virgen extra fortalece el sistema inmunológico y ayuda a proteger el cuerpo del ataque de virus y bacterias. De hecho, el AOVE contiene muchos nutrientes que pueden inhibir o matar bacterias dañinas al fortalecer el sistema inmunológico.

En los últimos veinte años ha habido un creciente grupo de estudios, tanto in vitro como in vivo, así como clínicos, basados en el uso de compuestos fenólicos de aceite de oliva o extractos de hojas de olivo, que revelan aspectos de la actividad antiviral, algunos ya conocidos y muchos previamente desconocidos, como los antibacterianos (desde gérmenes Gram positivos y negativos hasta esporígenos), antivirales, antimicóticos (Aspergillus), antimicoplasmas (M. pneumonia) y antiparasitarios (Tripanosoma y Leishmania).

Variedad

Para disfrutar plenamente de las propiedades beneficiosas del aceite de oliva virgen extra, es esencial elegir cuidadosamente el aceite que se utilizará, prefiriendo los obtenidos a partir de aceitunas de cultivo ecológico. Además, dependiendo del lugar donde se produce y el tipo de aceitunas utilizadas, el aceite de oliva virgen extra ecológico tiene características específicas que son diferentes, como el color y el sabor.

 

 

 Quedarse en casa, las compras en supermercados cercanos y tiendas de proximidad, los alimentos saludables y la higiene, son herramienta imprescindibles para combatir el COVID-19.

 

REPARTO DOMICILIO CASALBERT facebook