La extraordinaria sinergia entre el aceite de oliva ecológico y las abejas

Pero, ¿qué tiene que ver el aceite de oliva virgen extra ecológico con las abejas? La agricultura ecológica garantiza un medio ambiente sano y natural donde las abejas pueden polinizar de forma segura y darnos el preciado alimento que “sazona” nuestras mesas.

 

El cultivo ecológico del olivar favorece la supervivencia de las abejas

El cultivo orgánico de plantas ha creado condiciones favorables para las abejas, como suelo rico en vida y flores, sin contaminación y sin productos químicos sintéticos.

El bienestar de las abejas es de hecho un indicador importante que demuestra cómo el territorio está libre de agentes químicos sintéticos y lejos de cualquier forma de contaminación. Esta proximidad sinérgica permite a las abejas encontrar un entorno seguro para su salud, posibilitando así, mediante la polinización, salvaguardar la biodiversidad alimentaria que es particularmente rica en productos emblemáticos de la dieta mediterránea, como el aceite de oliva virgen extra.

 

 

El vínculo entre las abejas y los humanos

La posibilidad de que las abejas se extingan es una amenaza real: una de cada cuatro abejas está en riesgo en los Estados Unidos y una de cada diez en Europa.

Y dado que, según estimaciones de la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, de las 100 especies de cultivos que proporcionan el 90% de los productos alimenticios en todo el mundo, 71 son polinizadas por abejas, la desaparición de estos insectos significaría que no habría más cultivos capaces de perpetuarse y no habría alimento para nosotros.

La paradoja es que el síndrome de despoblación de colmenas, como se define este fenómeno, es causado principalmente por el cambio climático y el uso masivo en la agricultura de pesticidas químicos sintéticos como los neonicotinoides (especialmente difundidos en el cultivo del maíz), que actúan sobre el sistema nervioso de insectos y parásitos.

 

Abejas protegidas con la agricultura ecológica

Ante esto, una de las soluciones para enfrentar la extinción de las abejas parece ser la agricultura ecológica, un método de cultivo que preserva la fertilidad del suelo y la autenticidad de sus frutos, la biodiversidad, el medio ambiente y el trabajo de muchos insectos útiles, su supervivencia y la nuestra. Que siempre han estado estrechamente vinculadas.

Un cultivo agrícola en el que no se utilizan pesticidas protege el medio ambiente y nuestra salud. En los campos ecológicos hay siete veces más abejas y abejorros, cinco veces más mariposas, siete veces más mirlos, carboneros y reyezuelos. Las flores crecen de tres a cuatro veces más grandes. Además de consumir menos energía y emitir menos gases de efecto invernadero, la agricultura ecológica actúa como sumidero de carbono porque cada hectárea así cultivada, absorbe 2,3 toneladas al año.

 

 

 

El cultivo ecológico favorece la supervivencia de las abejas, guardianas de la biodiversidad en la mesa. Un círculo virtuoso en el que tú también puedes participar con la Gama de Aceites de Cocina Ecológicos de Casalbert.