Las 10 mejores salsas del mundo con Aceite de Oliva Virgen Extra

Proponeros 10 salsas y condimentos que tengan en común el aceite de oliva virgen extra, típico de nuestra gastronomía, pero que a la vez provengan de diferentes partes del mundo, es un interesante desafío.

 

 

 

 

 

 

Las salsas en la cocina

Para muchos de nosotros, la vida sin las salsas sería completamente diferente, más aburrida y menos creativa. A nivel gastronómico, la salsa representa una preparación basada en ingredientes picados, sabores, especias, unidos por una grasa con propiedades aglutinantes como el aceite de oliva virgen extra. Las variedades son prácticamente infinitas: cada salsa, incluso las más clásicas, puede corregirse, modificarse, transformarse para adaptarse a cada plato y mejorar su sabor.

Hoy os traemos un viaje alrededor del mundo en busca de las salsas más deliciosas del mundo con aceite de oliva virgen extra.

 

Las 10 mejores salsas del mundo hechas con Aceite de Oliva Virgen Extra

 

Tzatziki – Grecia

Extendida en Grecia, los Balcanes y el Medio Oriente, la salsa tzatziki está hecha principalmente con yogurt griego, pepinos y ajo, pero para obtener la consistencia correcta es necesario prestar atención al tipo de yogurt. El pepino debe cortarse en cubos y combinarse con ajo y eneldo. Después de verter el yogur, la amalgama se puede embellecer con mucho aceite de oliva virgen extra, sal y una pequeña adición de vinagre.

 

Hummus – Oriente Medio

De origen antiguo, es una salsa utilizada en todo el mundo árabe para rellenar pan sin levadura, focaccia y pita, acompañado de vegetales crudos y cocidos, o como guarnición de falafel y otros platos tradicionales. La base está hecha de harina de garbanzos, que se une con pasta de sésamo, ajo, pimentón, comino, perejil, jugo de limón y mucho aceite de oliva.

 

Guacamole – México

La famosa salsa mexicana de guacamole es un antiguo condimento a base de aguacate, ahora extendido en todo el mundo, cuya receta se remonta a la época de los aztecas. La receta original de guacamole consistía solo en puré de aguacate mezclado con jugo de lima y sal, pero con el tiempo se ha enriquecido hasta una versión más elaborada y aún más sabrosa. Para prepararla necesitas la pulpa de 4 aguacates para hacer puré, ralladura y jugo de lima, aceite de oliva y una pizca de sal. Dependiendo de tus gustos, puede enriquecerla con tomate, con pimiento verde picante, yogur griego, cebollas, alcaparras, aceitunas o con una explosión de sabor con el chile, pimienta, pimentón u otras especias.

 

Baba Ganoush – Líbano

Baba Ganoush es una crema hecha de pulpa de berenjena, originaria de Oriente Medio y también difundida en el norte de África en diferentes variaciones. La tradición culinaria de estos países implica un uso masivo de berenjenas, en particular su reducción en puré.

Este plato, es uno de los más populares de la cocina del Medio Oriente, se prepara en unos simples pasos, obteniendo un resultado con un sabor único y decisivo: después de cocinar las berenjenas en el horno, obtenemos la pulpa, sazonamos con aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta y condimentamos con un poco de jugo de limón, un diente de ajo y tahina.

 

Chimichurri – Argentina

Si estás buscando una salsa que pueda darle un sabor a tu carne asada favorita, ¡el chimichurri es para ti! Un pariente cercano de la salsa verde, el chimichurri es una salsa típica argentina hecha de perejil, orégano, aceite de oliva virgen extra y guindilla, usado en todos los países latinoamericanos para sazonar carne y pescado a la parrilla o al horno, o incluso para dar sabor a los sandwiches. El chimichurri es una salsa con un sabor legendario, perfecto para los amantes de los sabores fuertes.

 

Tapenade – Francia

En la región sudeste de Francia, entre las inmensas extensiones de lavanda, se encuentra Provenza, una tierra llena de encanto. Si bien acoge las influencias mediterráneas de la vecina Italia, esta provincia ha mantenido una fuerte identidad culinaria, dando al mundo recetas icónicas como el Tapenade. Un condimento que, a pesar del intenso sabor de los ingredientes que lo componen, se presenta en el paladar casi de puntillas, con una delicadeza irresistible. El tapenade, con su mezcla de alcaparras, anchoas, aceite de oliva virgen extra y aceitunas, acompaña magistralmente los aperitivos y va bien con platos de carne y pescado a la parrilla, y a veces también con primeros platos.

 

All i oli – España y Francia

Una de las salsas más reconocidas de la cocina mediterránea. Su nombre proviene de ail, que significa ajo, y oli, la palabra provenzal para el aceite. Algunos historiadores afirman que sus orígenes se encuentran en una salsa romana llamada aleatum, que también se hizo con ajo y aceite. Una salsa similar al aioli, fue mencionada por primera vez por Plinio el Viejo, procurador romano de Tarragona, en su enciclopedia Naturalis Historia del siglo I, en la que describe el ajo y sus poderosas propiedades medicinales.

Esta rica salsa de ajo es similar en textura a la mayonesa, y se utiliza comúnmente en la cocina española y de la Provenza en Francia. La versión provenzal se compone de yemas de huevo, aceite de oliva y ajo, mientras que la versión española consiste únicamente en ajo, sal y aceite de oliva. Combina bien con verduras, carnes, mariscos, ensaladas frías y huevos, y por lo general se sirve a temperatura ambiente.

 

Pesto Genovese – Italia

Pesto Genovese es una salsa con orígenes en la ciudad italiana de Génova. Tradicionalmente, se compone de albahaca, ajo, piñones, aceite de oliva y quesos como Parmigiano Reggiano o Pecorino. Su nombre proviene de la palabra pestare, que significa golpear o aplastar, refiriéndose al método original de hacer la salsa con un mortero.

Se dice que el pesto se originó a partir de los antiguos romanos que comieron una pasta llamada moretum, hecha de ingredientes tritutados como queso, hierbas y ajo. El Pesto se utiliza generalmente con pasta, tradicionalmente con trofie o trenette, pero también se puede servir con tomates en rodajas o patatas hervidas.

 

Vinagreta – Francia

Un condimento ligero y aromático de la cocina francesa. Del “vinaigre” francés que significa “vinagre”, esta emulsión se obtiene mezclando vinagre de vino blanco y aceite de oliva virgen extra. Ideal para condimentar ensaladas y verduras cocidas, la vinagreta es perfecta para mejorar el sabor de los segundos platos a base de carne o pescado. Dependiendo de la intensidad del sabor ácido que desees obtener, es posible aumentar o disminuir la parte del vinagre y reemplazarlo con un vinagre de vino tinto o balsámico.

 

Mojo – España

Para acompañar carnes, pescados, pero también verduras o quesos, esta salsa a base de aceite de oliva se usa en las Islas Canarias. Los ingredientes principales son cilantro, comino, azafrán y tomate; el mojo verde proporciona una adición sustancial de perejil, el pimentón picante mojo rojo.

 

 

En las salsas y aliños, en los sofritos, en los guisos… El Aceite de Oliva Virgen Extra ¡No puede faltar en tu despensa!