Aceite de oliva: dudas frecuentes y mitos a disipar

Hemos recogido una serie de dudas y curiosidades que nos plantean frecuentemente y que sirven para arrojar luz sobre los tópicos que acompañan al Aceite de Oliva Virgen Extra durante siglos. Desde la cocina hasta la cosmética y desde el aceite como componente nutricional hasta el aceite como condimento ¡Aquí están los principales mitos a disipar!

 

Los mitos y verdades sobre el aceite de oliva que debes conocer

El aceite de oliva no es apto para freír: FALSO

Numerosos estudios e investigaciones realizadas han demostrado que el aceite de oliva virgen extra es el más adecuado para freír porque es el más resistente a las altas temperaturas, es rico en sustancias antioxidantes que van a proteger la integridad y sobre todo su composición es, en comparación con otros aceites, menos sensible a la oxidación.

El aceite de oliva pasada la fecha de consumo preferente es malo para la salud: FALSO

Es necesario recordar que el Aceite Oliva no caduca. No es un producto perecedero. Sin embargo, es cierto que su consumo debe tener lugar al menos 18 meses antes de la fecha de embotellado para que sus propiedades se mantengan inalteradas. Consumirlo, por tanto, después de la fecha de consumo preferente no es dañino, excepto por su transformación en rancio por una mala conservación.

El aceite de oliva es más graso que el aceite de semillas: FALSO

Todos los aceites contienen la misma cantidad de grasa, aproximadamente el 99%, y proporcionan aproximadamente 9 kilocalorías por cada gramo. El aceite de oliva no engorda más que el aceite de semilla.

El aceite de oliva es menos digerible que otros aceites: FALSO

El aceite de oliva es el más digerible de todos los aceites. El hecho de que su sabor sea aromático y de que persista en el paladar durante algún tiempo no lo hace menos digerible que otros. La alta digestibilidad se debe a la alta presencia de ácidos grasos monoinsaturados, como el ácido oleico. El uso de aceite de oliva virgen extra hace que los platos sean más sabrosos y esto, al estimular los jugos gástricos, lo hace más digerible.

No todos los aceites de oliva son de alta calidad: VERDADERO

El aceite de oliva virgen extra no se obtiene a partir de aceite de oliva rectificado y/o aceite de oliva virgen. El de excelentes características es sin duda el Aceite de Oliva Virgen Extra.

La acidez del aceite se percibe en boca: FALSO

La acidez del aceite no se puede evaluar con los sentidos. Los receptores de nuestras papilas gustativas no pueden interactuar con las pequeñas moléculas que forman los ácidos grasos libres. Por eso se utilizan sofisticados sistemas de análisis químico para determinarlo. El llamado “picor en la garganta” que se siente a menudo al degustar el aceite, no se refiere a su acidez sino a esa típica sensación picante que determina la calidad de AOVE.

Si la acidez del aceite es alta, el aceite no es bueno: VERDADERO

La acidez del aceite de oliva virgen extra es el parámetro que indica la calidad del producto. Cuanto menor sea, mejor será el aceite. Para el AOVE, el límite máximo de acidez establecido por la norma es del 0,8%, pero normalmente un aceite virgen extra de calidad tiene un índice de acidez del 0,1% al 0,3%.

El aceite amargo no es bueno: FALSO

El fuerte aroma del AOVE, que a menudo es amargo en el paladar, es una indicación importante de la presencia de los valiosos polifenoles que enriquecen el aceite con propiedades saludables. Estas sustancias tienen la función de proteger el aceite de la oxidación y, en consecuencia, cuanto más amargo sea el aceite en el paladar, mejor para nuestro organismo. El amargor del aceite no es en modo alguno un defecto, sino una de las cualidades más importantes que lo caracterizan.

El aceite de color verde es mejor: FALSO

El color del aceite no siempre determina su calidad. El color verde no es una indicación de autenticidad en comparación con un aceite de un tono amarillo. El color verde está estrechamente relacionado con las clorofilas: cuanto mayor sea su presencia, más verde será el aceite. Esto depende mucho de la variedad de aceituna, el período de cosecha, la madurez de la fruta. El color del aceite no tiene por qué condicionar la elección en absoluto porque no existe relación entre color y calidad.

El aceite viejo sabe mejor: FALSO

En comparación con el vino, el aceite de oliva empeora con los años. Es recomendable consumirlo durante el año en el que se elaboró porque las sustancias oxidantes que contiene empeoran con el tiempo, no pudiendo ya protegerlo del enranciamiento. Su vida no es muy larga, es preferible consumirlo hasta 12 meses después de la extracción.

Los recipientes adecuados para el aceite de oliva son de terracota: FALSO

Los recipientes adecuados para almacenar el aceite de oliva son de acero y vidrio opaco. También es importante que estos tengan un fondo más estrecho que la parte central. Evita los recipientes hechos de materiales sintéticos ya que el aceite puede absorber el olor.

 

Y tú, ¿tienes preguntas, dudas o inquietudes sobre el Aceite de Oliva Virgen Extra? ¡Pregúntanos!