Al-Man’ouché libanés, el icónico desayuno con aceite de oliva, obtiene el reconocimiento de la UNESCO

El Al-Man’ouché, un desayuno tradicional libanés, recientemente ha sido reconocido por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Esta distinción destaca la trascendencia del Al-Man’ouché en la gastronomía libanesa y su profundo arraigo en la cultura y el patrimonio del país.

Central en su preparación está el aceite de oliva, un ingrediente que no solo enriquece su sabor sino que también conecta a las personas con la rica tradición agrícola y culinaria de Líbano. Este reconocimiento internacional celebra tanto la simplicidad como la riqueza de los sabores mediterráneos, elevando el Al-Man’ouché de un humilde plato a un símbolo de identidad y orgullo nacional.

 

Historia y Orígenes del Al-Man’ouché

El Al-Man’ouché, con orígenes que se remontan a la Fenicia antigua (2500-539 a.C.), es más que un plato tradicional libanés; es un símbolo de la rica herencia cultural del país.

El nombre «Al-Man’ouché» proviene de la palabra árabe «manqūshah«, que describe el proceso de creación del plato. Después de extender la masa, se presiona con las yemas de los dedos para crear hendiduras para los aderezos. «Manqūshah» proviene de la raíz del verbo «naqasha», que significa tallar.

Este pan plano, tradicionalmente consumido en el desayuno, se prepara con ingredientes básicos pero esenciales como harina, agua, levadura y, por supuesto, el aceite de oliva. A través de los siglos, ha evolucionado de un alimento básico a un símbolo de hospitalidad y comunidad.

Con su versatilidad, ha adoptado variadas guarniciones como zaatar, queso, o carne, convirtiéndose en un lienzo para la expresión culinaria, con el aceite de oliva uniendo todos los elementos, proporcionando sabor y una profunda conexión con la tierra y la agricultura libanesa.

 

El Reconocimiento de la UNESCO y la Candidatura del Líbano

El 6 de diciembre, durante la reunión que se lleva a cabo en Kasane, Botswan, el Comité Intergubernamental de la UNESCO para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, incluyó al Al-Man’ouché en su lista de patrimonio cultural inmaterial para 2023.

El Líbano subrayó el valor patrimonial de este alimento básico en su candidatura: “Las comunidades rurales y urbanas del país elaboran este tipo de pan plano de tomillo, que generalmente se come en el desayuno pero también se sirve como aperitivo a la hora del almuerzo” “El pueblo libanés en la diáspora, que se extiende a todos los rincones del mundo, incluyendo América del Norte, Central y del Sur, África, Australia, Europa y los países árabes del Golfo, también elabora y come al-Man’ouché. Por último, la preparación de al Man’ouché está muy extendida en los países árabes del Mashrek y del Golfo. No es raro encontrar pequeñas panaderías que llevan el nombre del man’ouché libanés, o del cedro, árbol emblemático del Líbano, en referencia a la identidad o a la calidad del pan plano de tomillo que allí se sirve”.

 

 

El Papel del Aceite de Oliva en la Cocina Libanesa y el Al-Man’ouché

El aceite de oliva es un elemento fundamental en la cocina libanesa, conocido por su versatilidad y su capacidad para realzar los sabores de los alimentos. En la preparación del Al-Man’ouché, el aceite de oliva no solo aporta una rica textura y un sabor profundo, sino que también actúa como un vehículo para las especias y sabores tradicionales, como el zaatar. Este aceite, extraído de olivos que han sido cuidados durante generaciones, representa la dedicación por la tierra, además del respeto por la tradición.

En Líbano, el aceite de oliva es más que un simple ingrediente; es una parte integral de la identidad cultural y se utiliza en una amplia gama de platos, desde ensaladas hasta guisos y panes como el Al-Man’ouché. Su uso mejora el sabor y aporta beneficios para la salud, siendo un componente clave de la dieta mediterránea.

La presencia del aceite de oliva en el Al-Man’ouché realza el sabor de este icónico pan y conecta a quienes lo degustan con la rica herencia cultural del país.

 

Celebrando la Cultura a través de la Gastronomía

La reciente inclusión del Al-Man’ouché en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la UNESCO va más allá de honrar un plato humilde; es un reconocimiento a una tradición que fortalece lazos comunitarios y cultiva un sentido profundo de identidad y pertenencia. Este reconocimiento no solo celebra el Al-Man’ouché como una especialidad culinaria, sino que también destaca su papel en la narrativa cultural del Líbano, reafirmando la importancia de preservar tales prácticas culinarias para las generaciones futuras.

Esta distinción de la UNESCO pone en relieve la gastronomía como una expresión vital de la cultura, demostrando cómo los alimentos pueden ser vehículos de historia, tradición y valores comunitarios. Al compartir y disfrutar del Al-Man’ouché, se celebra la riqueza de la herencia libanesa, promoviendo un diálogo cultural a través de los sabores y aromas de un plato que ha trascendido fronteras y tiempo.

 

En Aceites Albert, vemos en el Al-Man’ouché un espejo de nuestra filosofía: el aceite de oliva es más que un ingrediente, es herencia y tradición. La distinción otorgada por la UNESCO a este tesoro culinario resalta la importancia de unir la gastronomía con la cultura.