Cuajada de limón con aceite de oliva virgen extra Casalbert

Ácida y cremosa, la cuajada de limón es una pasta suave perfecta para rellenar tartas, pasteles, untar galletas o bollos. Está hecha con solo unos pocos ingredientes pero la receta original se enriquece abundantemente con mantequilla, lo que la excluye de la dieta de las personas alérgicas a las proteínas de la leche de vaca. El aceite de oliva virgen extra le da a la cuajada de limón clásica toda la sedosidad de la mantequilla sin la grasa saturada.


Esta receta recurre a la afinidad natural entre los cítricos y el AOVE para suavizar el fuerte sabor a limón, pero definitivamente, los matices dulces y cítricos prevalecen.

Cuajada de limón con aceite de oliva

Esta versión sin lácteos de la cuajada de limón es más ligera que las versiones más tradicionales enriquecidas con mantequilla, pero es igual de ácida y cremosa. El aceite de oliva aporta un sabor complejo que puede ir desde afrutado y herbáceo hasta fresco y suave, según la preferencia.

También puedes utilizar esta cuajada de limón como cobertura en una tarta, como relleno de pastel, sobre un creppe con yogur griego y frutos del bosque o sírvela tal cual. Se mantiene durante al menos una semana en el frigorífico y en el congelador hasta 1 mes.

 

Ingredientes

  •  3 limones grandes o 5 pequeños
  •  2 huevos grandes, más 1 yema
  •  10 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de maicena
  • ½ cucharadita de pasta de vainilla
  • pizca de sal marina
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra sCasalbert

 

Preparación

1) Lava los limones, sécalos bien y luego ralla su piel con un rallador fino manual. Exprime los limones, no pasa nada si hay un poco de pulpa en el zumo, pero quita las semillas.

2) En un cazo, utiliza un batidor de varillas para mezclar bien los huevos y luego añade poco a poco los ingredientes en este orden: azúcar, maicena, zumo de limón y ralladura, vainilla y sal, esto le dará la textura más sedosa.

 

 

3) Coloca el cazo a fuego medio y continúa batiendo mientras llevas la mezcla a ebullición muy baja. Cocina durante dos minutos (esto activa la maicena), bajando el fuego si es necesario para evitar un hervor rápido. La clave de esta crema es no parar de remover con una varilla mientras está en el fuego.

4) Retira del fuego, mezcla lentamente el aceite de oliva virgen extra hasta que esté completamente emulsionado. Vierte la cuajada en unos cuencos pequeños o frascos de cristal y deja que alcancen la temperatura ambiente antes de cubrirlos con papel film y colocarlos en el frigorífico para que espesen aún más.

 

 

Selección del Aceite de Oliva Virgen Extra

Para esta receta hemos utilizado el Aceite de Oliva Virgen Extra “Flor de Espadán” Casalbert, elaborado 100% con aceituna de la variedad Serrana de Espadán, disponible en nuestra tienda online.

Un aceite de oliva virgen extra muy versátil, excelente para degustarlo directamente sobre el pan, como acompañamiento de platos de pasta o como aliño de tomates naturales y brotes frescos. Todos los alimentos de sabor suave se benefician de su frutado y fluidez.

El maridaje dada su composición en ácidos grasos y ficha organoléptica es idóneo para elaborar salsas, cremas de verduras y postres además de maridar a la perfección con cualquier guiso o pasta.

 

 

Las recetas propuestas por Aceites Albert promueven la cultura del aceite de oliva, un verdadero arte que expresa todos los valores de la excelencia y la pasión por la gastronomía.