Dieta Mediterránea y AOVE para celebrar el Día Mundial de la Salud

El Día Mundial de la Salud se celebra el 7 de abril de cada año. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Fundación Dieta Mediterránea recuerdan en este día, la importancia de mantener una alimentación saludable y equilibrada a través de la Dieta Mediterránea, basada en el consumo de alimentos como el aceite de oliva virgen extra.

 

 

7 de abril ¿por qué esta fecha?

El Día Mundial de la Salud se celebra el día 7 de abril de cada año y en esta fecha se concentran las actividades de sensibilización, formación y divulgación de la investigación en la salud. Pero, ¿por qué se eligió esta fecha?

El 7 de abril es el aniversario de la fundación de la OMS (en realidad la fundación tuvo lugar el 22 de julio de 1946, pero inició sus actividades en 1948, marcando así la última fecha como un momento de celebración), y es por ello que se celebra todos los años para llamar con fuerza la atención sobre un tema específico dedicado a la salud que incide en el escenario mundial.

En medio de una pandemia, un planeta contaminado y una incidencia creciente de enfermedades, el lema del Día Mundial de la Salud 2022 es: “Nuestro planeta, nuestra salud”.

La OMS aprovechará la celebración del Día Mundial de la Salud 2022 para llamar la atención del mundo sobre las medidas urgentes que se necesitan para mantener la salud de los seres humanos y del planeta e incentivar un cambio para que las sociedades se preocupen del bienestar.

 

Día Mundial de la Salud: la importancia de la dieta mediterránea

Seguir la dieta mediterránea puede ser un elemento estratégico para combatir el cambio climático, que, en el contexto español, puede facilitar una reducción de hasta un 72 % de los gases de efecto invernadero, un 58 % del uso del suelo, un 52 % del consumo de energía y un 33 % del consumo de agua. Así lo ha explicado Anna Bach, farmacéutica, MSc y PhD en Salud Pública Nutricional, profesora en el Área de Nutrición de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC.

El informe del 2017 Global health effects of dietary risks mostró los efectos de los factores dietéticos sobre la salud mundial. Según el estudio, ha explicado Bach, un 22 % de las muertes que se producen en el mundo se pueden atribuir a una causa alimentaria.

 Seguir la dieta mediterránea reduciría hasta un 72 % los gases de efecto invernadero.

En la actualidad son muchos los estudios que han demostrado que uno de los factores que más nos afecta es el estilo de vida, en concreto, lo que comemos a diario. Tomar las decisiones correctas, tanto en el supermercado como en la mesa, es una de las mejores estrategias para mantener el cuerpo eficiente y saludable y alejarse de enfermedades y dolencias. Entre las dietas más saludables del mundo destaca la dieta mediterránea, un modelo nutricional inspirado en los modelos dietéticos tradicionales de seis países europeos y uno africano de la cuenca mediterránea: Italia, Grecia, España, Chipre, Croacia, Portugal y Marruecos.

Aceite de oliva virgen extra un alimento imprescindible

Uno de los puntos fuertes de la dieta mediterránea es el uso de aceite de oliva virgen extra tanto para cocinar como para aderezar los platos. De hecho, este alimento se considera la principal expresión de adhesión a la dieta mediterránea, así como un índice de nutrición saludable.

 

A pesar de esta certeza, precisamente en la cuenca mediterránea, estamos asistiendo a una verdadera “transición nutricional” de una dieta tradicional, caracterizada por frutas y verduras, cereales integrales, legumbres y aceite de oliva virgen extra, a una rica en proteínas animales, alimentos procesados ricos en azúcar, sal, grasas y alimentos bajos en fibra.

Promover las propiedades beneficiosas de la dieta mediterránea y del aceite de oliva virgen extra no es baladí, ni siquiera en España, donde el número de españoles que comen al estilo de la dieta mediterránea ha sufrido un fuerte descenso en los últimos años e incluso ha disminuido el consumo de aceite de oliva virgen extra. Por el contrario, la obesidad infantil y los desequilibrios alimentarios han experimentado un fuerte aumento.

La importancia de este modelo dietético, confirmada por estudios europeos y americanos, ha encontrado la última confirmación en un estudio de investigadores de la Universidad de Uppsala, en Suecia, publicado en la revista “Plos Medicine”. “La investigación, que abarcó a 79 000 suecos entre 1997 y 2017, vincula la dieta mediterránea con la reducción del riesgo de mortalidad. En particular, la encuesta reveló que fueron principalmente las personas con problemas de peso las que se beneficiaron del cambio en la dieta.

Siempre debemos apostar por una alimentación sana y adecuada, convencidos de que la prevención empieza en la mesa. Por eso, coincidiendo con el “Día Mundial de la Salud”, parece oportuno recordar los beneficios del aceite de oliva virgen extra en una dieta mediterránea diaria.

 

 

 

 El AOVE no solo es la grasa vegetal más saludable ¿también conquista cocinas y paladares en todo el mundo.