Churros: Origen, curiosidades y receta

Se encuentran entre los dulces españoles más conocidos del mundo. Hablamos de Los Churros, unos dulces fritos con forma cilíndrica, cuya masa se asemeja a la de los choux de hojaldres de nata.

La característica forma alargada, esbelta y cónica de los churros españoles se les da introduciendo la masa en la churrera, una especie de jeringa de repostería con una boquilla en forma de estrella desde la que se exprime directamente en una olla llena de aceite hirviendo.

 

Orígenes e historia de los churros

Aunque muchos los consideren nacidos en España, en realidad no se dispone de datos fiables sobre el origen de los churros. Según los estudiosos, su historia se pierde en el tiempo y, para encontrar un testimonio del primer churro, habría que remontarse al siglo I a.C. En particular, hay dos versiones a las que más se les atribuye su nacimiento.

Según fuentes que niegan su origen español, parece que los portugueses trajeron estos dulces a Europa , desde el Lejano Oriente. Durante la dinastía Ming, profundos conocedores y admiradores de las técnicas culinarias chinas, al regresar de uno de sus muchos viajes, parece que trajeron consigo un pequeño secreto gastronómico: la receta de la pasta para Youtiao, conocida como Youzagwei, tiras de pasta salada y frita, servidas para el desayuno y comido con arroz congee y tofu con leche.

Los churros serían, en cierto sentido, los descendientes directos aunque muchos coinciden en que la forma original no era la forma de estrella que conocemos hoy. Se dice, de hecho, que los portugueses se vieron obligados a cambiar la apariencia de esa pasta porque en China, compartir conocimientos con extranjeros era considerado un delito capital y, como tal, prohibido y severamente castigado.

Una segunda teoría, bastante acreditada entre historiadores de la alimentación y expertos del sector, atribuye el origen de los churros a pastores nómadas españoles que pasaban la mayor parte del tiempo en las alturas de la Península Ibérica. Al no poder llegar a las ciudades para comprar pan, inventaron una masa similar que podía cocinarse fácilmente en una sartén. En apoyo de esta teoría estaría la existencia de una raza de oveja, la “Navajo Churro”, descendiente de la oveja “Churra”, típica de la península ibérica, cuyos cuernos recordarían en su forma a esta masa frita.

Posteriormente, serán los conquistadores primero y luego los inmigrantes españoles, los que exporten el postre a Centro y Sudamérica, donde cada nación modificó la receta original, adaptándola al gusto de las poblaciones indígenas. De los churros ibéricos salió el churro relleno argentino, churros cubanos rellenos de guayaba, el churro relleno de dulce de leche típico de la tradición mexicana y los churros rellenos de queso uruguayos.

 

La tradición de Las Churrerías

Mojados en café o acompañados de una taza de chocolate caliente y espeso, los churros representan uno de los platos más queridos por los españoles que suelen consumirlos para el desayuno y la merienda, a pesar de ser auténticas bombas calóricas.

Una de las tradiciones es degustar los churros cómodamente sentados en el interior de las churrerías, es decir, lugares históricos con un ambiente sugerente y fascinante que conservan anécdotas y leyendas más o menos antiguas.

Desde San Ginés, una churrería madrileña muy popular, quizás de las más antiguas (se remonta a 1894), los dueños advierten así a sus clientes: “En el Madrid del siglo XIX había buñolerías por todas partes, ya que era un tentempié muy solicitado por los madrileños. Valle Inclán se fijó en este establecimiento y lo nombró como ‘buñolería modernista’ en ‘Luces de Bohemia’.

 

Churros: dulces, salados y rellenos

Los churros pueden ser los originales cubiertos con azúcar o con chocolate fundido, nata o caramelo, también en versión salada y no es raro encontrarlos con crema de ajo o de bacalao.

Existen dos variantes principales: las porras, que son los churros más grandes, con bicarbonato en la masa para conseguir una mayor crocantez y aireación en el interior, y los buñuelos, cuya forma recuerda a la de un donut, y enriquecidos con calabaza o rellenos de chocolate, crema de café o natillas.

 

 

Receta de los Churros Españoles

Ingredientes

250 gramos de harina 00
250 gramos de agua
1 pizca de sal
Azúcar glass o granulada para espolvorear
Una churrera o manga pastelera con boca de estrella

Para freír

Aceite de oliva o girasol al gusto

Preparación

Poner el agua y una pizca de sal en una cacerola de fondo grueso y llevar a ebullición.

En este punto, añadimos de una vez la harina tamizada y mezclamos inmediatamente con una cuchara de madera, cocinamos la mezcla que en muy poco tiempo se compactará y se despegará de las paredes de la olla formando una bola.

Colocar la masa en un bol, extendiéndola un poco para que se enfríe.

Introducir la masa en una churrera o manga pastelera, presionar directamente en el aceite caliente formando palitos de unos 8 cm de longitud. Si vas a hacer churros, la temperatura debe oscilar entre 195º y 200º C y en 230º C si vas a hacer porras.

Durante la cocción, dar la vuelta a los churros continuamente, para que se doren bien por todos lados; necesitarán unos 2-3 minutos de cocción. Una vez listos, pasarlos a un plato sobre el que se colocará papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.

Aún caliente, rebozar los churros en azúcar granulada a la que también se le puede mezclar canela en polvo. Servir inmediatamente.

Como ocurre con la mayoría de los postres fritos, los churros son ciertamente más sabrosos cuando están recién hechos, mientras aún están calientes. Si se desea, es posible conservar la masa en el frigorífico, directamente en la manga, pero no más de 12 horas.

 

 

Las recetas propuestas por Aceites Albert promueven la cultura del aceite, un verdadero arte que expresa todos los valores de la excelencia y la pasión por la gastronomía española.