Los mejores aceites de cocina y cómo usarlos

Los aceites de cocina se extraen de fuentes vegetales como frutos secos, aceitunas y semillas, cada una de las cuales imparte su propio sabor. Los aceites son la base de muchas recetas y juegan un papel importante en diversas técnicas de cocina, desde saltear y freír hasta asar y hornear. Para averiguar qué tipo de aceite debes utilizar para preparar tus platos, hemos enumerado algunos de los aceites más comunes y ¡cómo deben usarse!

 

Aceites vegetales usados en la cocina

 

Cuando se trata de rendimiento y sabor, no todos los aceites de cocina son iguales. Si bien muchas recetas especifican qué aceite utilizar, algunas no lo hacen. Y lo creas o no, en realidad puedes obtener un resultado superior al experimentar con algo diferente a lo que se necesita.

De hecho, los distintos aceites del mercado tienen características nutricionales cuantitativa y cualitativamente diferentes que inciden naturalmente en el uso que se pueda hacer de ellos, ya sea para utilizarlos exclusivamente crudos o si son ideales para cocinar.

A continuación veremos una descripción general de los beneficios y los mejores usos de los aceites de cocina más populares.

 

Aceites de cocina: ¿Cuál elegir? Todo lo que necesitas saber

 

No todos los aceites de cocina se pueden usar de la misma manera: existen diferentes temperaturas, diferentes períodos de conservación y diferentes valores nutricionales. Aunque todos tienen similitudes, las grandes diferencias pueden conducir a un posible fracaso culinario. 

 

Aceite de oliva virgen extra

Este aceite sin refinar es un alimento básico de la dieta mediterránea porque es el aceite de oliva de la más alta calidad, que retrata el verdadero sabor de las aceitunas. A diferencia de muchos otros aceites de oliva, el virgen extra no se ve afectado por los productos químicos o el calor y contiene más vitaminas y minerales naturales.

El aceite de oliva virgen extra tiene un alto contenido de grasas monoinsaturadas saludables y antioxidantes. Su color varía de amarillo pálido a verde oscuro, su sabor de suave a amargo y de afrutado a herbáceo, dependiendo de dónde sea y cómo se procese.

Versátil, en la cocina es apto para cocinar en sartén o en el horno, incluso para freír, dada la presencia de grasas monoinsaturadas, que lo hacen estable al calor. Tiene un punto de humo de 210º C (la temperatura a la que comienza a quemarse). Por su gran calidad es mejor utilizarlo para rociar verduras, añadirlo a aderezos para ensaladas y cocinar alimentos a temperaturas bajas a medias.

Aceite de oliva suave

El extra virgen puede que reciba toda la atención en el mundo de los aceites de oliva, pero su primo el aceite de oliva “suave” contiene muchas de sus propiedades.

 

El aceite de oliva suave tiene un punto de humo más alto de aproximadamente 240º C. Por lo tanto, es recomendable para rehogar y freír, ya que con las altas temperaturas sufre una alteración menor. Es importante no calentar el aceite por encima de ese punto.

El aceite de oliva suave también se puede utilizar para hornear, pero hay que tener en cuenta que su sabor puede ser abrumador. No te dejes engañar por su nombre, este aceite de oliva no contiene menos calorías que otras variedades. Más bien, “suave” se refiere a su sabor neutro.

Aceite de aguacate

El aceite de aguacate es una excelente opción en la cocina. Si sabes que los aguacates están repletos de grasas monoinsaturadas saludables, no te sorprenderá saber que su aceite también lo está.

El aceite de aguacate cuenta con el punto de humo más alto conocido de cualquier aceite vegetal: 271º C para el refinado y hasta 249º C sin refinar. Utilízalo para freír, dorar, asar y para la parrilla.

aceite de aguacate en la cocina casalbert

Aunque el aceite de aguacate se considera un aceite de cocina que permite realzar otros sabores, elige la versión refinada si prefieres un sabor suave y discreto.

 

Aceite refinado de girasol

El aceite de girasol es rico en ácidos grasos poliinsaturados, en particular ácido linoleico y, si se prensa en frío, es una fuente muy importante de vitamina E.

Aceite refinado de girasol en la cocina

Es un aceite de cocina para todo uso, en la industria alimentaria y en la cocina se utiliza para freír o crudo para aliñar ensaladas o platos a base de verduras. Pero también para la preparación de salsas (mayonesa) y también para preparar verduras en aceite. Tiene un sabor muy neutro, sin embargo, puede deteriorarse más rápido que otros aceites de cocina.

Aceite de coco

Aceite de coco en la cocina

Dependiendo de a quién le preguntes, el aceite de coco debe evitarse o adoptarse con moderación. El principal punto de conflicto es su alto contenido en grasas saturadas.

Como la mayoría de aceites de cocina, el aceite de coco tiene dos variedades: refinado o sin refinar (también conocido como “virgen”). El aceite de coco refinado tiene un punto de humo de 232º C. Funciona bien para saltear o asar y tiene un sabor neutro y ligero a coco.

El aceite de coco virgen, por otro lado, ofrece un sabor a coco más característico y puede usarse a temperaturas de hasta 177º C. Ambos son adecuados para hornear.

Aceite de cacahuete

El aceite de cacahuete tiene una composición similar al aceite de oliva, aunque con un sabor ligeramente dulce por lo que se suele utilizar en la preparación de tartas. Entre sus características organolépticas destacan la presencia de ácido oleico, vitamina E y sales minerales.

 

El punto de humo del aceite de cacahuete es de 180°C para el aceite sin refinar, mientras que el refinado, que se encuentra a menudo en el mercado, puede alcanzar los 230°C. Estas características lo convierten en un buen aceite para cocinar, siempre usado con moderación.

Aceite de sésamo

Este aceite es otro de los favoritos de la cocina asiática. Alto en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas y antioxidantes, el aceite de sésamo con sabor a nuez se presenta en dos formas básicas. El aceite suave, extraído de semillas sin tostar, no tiene un aroma fuerte, por lo que va bien con muchos platos.

El aceite de sésamo tostado oscuro, utilizado en platos asiáticos e indios, tiene un sabor más concentrado y se utiliza para aromatizar, como condimento o en salteados (rociando sobre sobre los alimentos al final de la cocción), no es para freír, debido a su punto de humo de rango medio de 177º C a 204º C.

 

Aceite de cártamo

Si está buscando un aceite de cocina que sea adecuado para altas temperaturas, el aceite de cártamo puede ser la opción correcta para ti. Tiene un punto de humo más alto que muchos otros aceites y un sabor suave, lo que lo convierte en una opción ideal para muchas recetas.

 

Su alto contenido de grasas poliinsaturadas significa que el aceite de cártamo permanece líquido incluso cuando se refrigera, lo que hace que el aceite vegetal prácticamente sin sabor sea una buena opción para aderezos para ensaladas y otras preparaciones frías.

Las versiones con alto contenido de ácido oleico del aceite de cártamo, que tienen más grasas monoinsaturadas y un punto de humo más alto, se consideran mejores para aplicaciones a altas temperaturas, como freír.

 

 

Utilizar los aceites vegetales crudos como condimento, es siempre la opción nutricional más correcta para mantener inalteradas todas sus propiedades.